viernes, febrero 23

Confusión

Eso es lo que abunda en mi masa encefálica
(sí, aunque no usted no lo crea)

A cierta edad, (como lo comenté hace poco con dEos sabe quien)
nos volvemos tan simples, tan básicos, tan conformistas, tal vez,
que nuestra felicidad ya sólo se basa en que nos dejen de joder.

En buscar ese lugar en donde nos dejen tranquilos
donde podamos ser como somos
donde hagamos las cosas que nos gustan
donde no importen nuestros millones de defectos.
ahí !!

Paz, eso es lo que queremos.
Yo la consigo (o conseguía, no lo recuerdo)
en cada jamming, en cada ensayo, en cada concierto,
en cada tertulia, con café y pan con palta,
en cada aquelarre con mis grandes amigos.

Esa paz se ha alejado de mi, o yo de ella, (no sé)
pero la necesito de vuelta.